Shop More Submit  Join Login
×

:icondatavoltus: More from datavoltus




Details

Submitted on
December 3, 2009
File Size
11.7 KB
Mature Content
Yes
Link
Thumb

Stats

Views
61 (1 today)
Favourites
0
Comments
0

License

Creative Commons License
Some rights reserved. This work is licensed under a
Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 License.
×
Mature Content Filter is On. The Artist has chosen to restrict viewing to deviants 18 and older.
(Contains: nudity, sexual themes and ideologically sensitive material)


Aran

Toa Aran se encontraba preparándose para una misión, estaba pensativa en su cabaña en al ladea de la isla de Marakea, aunque su mente pensaba en alguien cuyo cuerpo y mente ya no estaban siquiera en su mismo universo, Datavoltus.

Hacia ya un de su ultimo encuentro con Datavoltus, quien se había ido sin dejar rastro, de pronto, aquellos recuerdos dejaron de invadir su mente, unos golpes en su puerta llamaban su atención, después un voz interrumpió por completo la poca concentración que tenia en el recuerdo del Toa Mórfico.

- Aran, necesitamos prepararnos ya, la misión se adelanto – Comento Toa Siruma desde el otro lado de la puerta.

- Oh si, ya me preparo – Comento Aran buscando entre las cosas de su escritorio algunos objetos que necesitaba.

- Tomate tu tiempo, se que hoy hace un año... – Comento Siruma.

- Si, déjame buscar unas cosas y después me reúno contigo en el centro de la aldea – Interrumpió Aran.

Si, Aran recordaba a Datavoltus, en su ultimo encuentro, ella lo trato mal por haberlos abandonado, y ahora ella sabia que el no tenia la culpa de haberla abandonado a ella y a su equipo, incluso supo que el ya no era el mismo Datavoltus que había conocido, su ambición por pacificar toda situación caótica había desaparecido, para ser alguien normal, o por lo menos, menos raro.

Aun con los malos Tratos, Datavoltus había consolado a Aran con un regalo para ella, un regalo que le dio mucha felicidad y placer por esos momentos, pero que la había ligado al Toa Mórfico desde aquel momento y ahora ella ya no lo podía olvidar, volviendo su vida mas depresiva de lo que ya era.

Aran ya había tenido la idea de hablar con un Toa y hacer lo mismo que Datavoltus había hecho con ella, pero era demasiado arriesgado, en especial por que no conocía  a ningún otro Toa lo suficiente como para tener esa clase de confianza, por lo que se desilusiono mas, era una tortura haber aprendido lo que era el sexo sin poder practicarlo.

Hace apenas dos meses, Siruma había sido convertido en una criatura biomecánica nuevamente, dejando de ser el Ice Warrior para convertirse en un poderoso Toa de Hielo, pero ese Toa no era alguien con quien Aran se atreviera a hacer esa clase de cosas, primero por que el era un gran amigo desde que ambos eran Matoran, incluso desde aquel accidente donde el quedo convertido en un monstruo gelido y ella quedo con su mascara convertida en una versión rara.

Siendo amigos de aventuras, Aran jamás se atrevería a acercarse a Siruma para pedirle esa clase de favor, por lo que había dependido de usar sus propias manso para hacerse sentir placer, aunque no era suficiente.

Fue entonces que Aran se olvido por completo de la misión, adentrándose tanto en sus deseos carnales que simplemente se despojo de la armadura que tapaba su entrepierna y comenzó a masturbarse.

Con sus dedos comenzó a frotar sus labios vaginales, mientras que con su otra mano, se quitaba los broches de su armadura que cubría los pechos, por lo que empezó a masajearlos con esa misma mano.

- Oh, oh, Rayos, si tan solo tuviese a alguien, oh – Gemía Aran.

Aran cerro los ojos mientras se imaginaba a si misma haciendo el amor con Datavoltus y Siruma, era una fantasía muy recurrente imaginarse entre dos Toa Machos, en especial estos dos, por quedes sentía tanto afecto, en sus dedos se sentía la humedad de la excitada vagina.

Aran continuo jugando con su vagina durante tanto tiempo que no se dio cuenta de que había pasado ya demasiado desde que Siruma le había pedido que se apresurara, incluso que el desesperado Toa inventor entro de golpe en la casa de la Toa de Agua, quedando paralizado ante la escena que vio.

Toa Aran comenzó a abrir los ojos, cuando sus dos globos oculares se abrieron por completo y vieron con claridad a la figura blanca frente a ellos, la Toa no lo podía creer, había sido vista masturbándose por alguien a quien respetaba mucho.

- ¿A...  Aran? – Tartamudeo Siruma.

Aran apenas reacciono, tapando sus partes nobles con sus manos, pero ya era demasiado tarde, Siruma ya lo había visto todo, lo único que al Toa el quedo por hacer, fue abandonar la habitación callado y cerrar la puerta de la Toa.

Mientras el Toa se alejaba tratando de borrar aquellas imágenes de su cabeza, Aran se vestía para confrontarlo, fueron unos momentos después en que la Toa alcanzo al Toa de Hielo, quien se concentraba en realizar otra de sus tareas que le hacia olvidar todo lo "malo" que le sucedía durante los días, inventar.

- Siruma – Llamo apenada Aran a su compañero.

- ¿Qué?, ¿ya estas lista para irnos? – Comento Siruma, haciendo entender que no quería hablar al respecto.

- Por favor, Siruma, debo explicarte lo que paso, por favor, necesito que me entiendas – Sollozo la Toa.

Siruma no era como los Toa de Hielo comunes y corrientes, fríos y calculadores, no, este Toa no podía resistir a las lagrimas de sus amigos, era muy sensible, tanto que se acerco a su amiga y le dio la cara, aun cuando no se atrevía, y le dio unas palmadas en al espalda.

- No te preocupes, yo no vi nada, no me importa si es bueno o malo, lamento haber violado tu intimidad – Comento el Toa de Hielo.

- No se trata de eso – Comento Aran – Ni siquiera yo se si es malo o bueno, es algo que me alegro un día, desde hace un año, y que de nada me ha servido hasta entonces -.

- ¿Hace un año?, ¿Datavoltus te enseño eso? – Pregunto Siruma.

- Si, el fue, trataba de consolarme por lo de la muerte de Kronax, y me hico sentir muy bien, pero desde que se fue, ya no he tenido nadie con quien hacerlo – Comento la Toa de Agua.

- Espera, ósea que tu y el... eso quiere decir que esas cosas se hacen entre pare... – Trataba de Hablar el confundido Siruma.

- Si, Siruma, entre una pareja de Macho y Hembra – Comento la Toa.

- Espera, he visto Rahi haciendo cosas como lo que tu propones – Comento Siruma – Y no se me hace nada civilizado -.

- Lo se... – Comento Aran.

- Además, ellos lo hacen para reproducirse, nosotros y otras especies de Rahi, así como las demás criaturas pensantes no lo necesitamos – Comento Siruma – Eso es antinatural -.

- Lo se, pero, yo tampoco intento reproducirme – Comento Aran.

- ¿Entonces? – Pregunto Siruma.

- Busco hacerme sentir placer, así como a mi amante – Contesto de forma perversa la Toa de Agua.

Siruma se quedo paralizado, frente a el, dentro de su taller, Toa Aran se despojaba de su mascara y le quitaba la suya, para posteriormente plantarle un beso al Toa de Hielo, quien por alguna extraña razón, ya no se sentía tan incomodo.

... ¿Pero que me pasa?, me esta tocando y no hago nada, esto es perverso, pero... pero, es interesante, creo que debo de... detenerlo... debo de... debo de detenerlo, pero, no, mejor no ...

Siruma no se movió, mientras era despojado de su armadura por Toa Aran, el Taller del Toa Siruma estaba un poco lejos de la aldea, aun mas lejos que la casa de Toa Aran, por Razones de seguridad, había sido trasladado ahí por los materiales que el Toa usaba para hacer sus experimentos, por lo que podían aprovechar la soledad que les daba la ubicación de la choza.

Siruma entonces se paro de golpe y se alejo de Aran, quien se decepciono viendo al semidesnudo Toa acercándose a la puerta, pero después la sonrisa volvió a su rostro, pues vio que el Toa aseguraba la puerta con el candado de esta.

- Creo que necesitas uno de estos para tu choza – Comento el Toa de Hielo – O alguien te puede atrapar la próxima vez que te pongas a "jugar" -.

- Pero por ahora, no creo que debamos ir a casa a ponerlo, mejor juguemos un poco aquí – Recomendó la semidesnuda Toa Aran.

Aran y Siruma se volvieron a  acercar, mientras que la Toa de Agua recostaba a su "amante" en una de las camillas del laboratorio taller, para después, sentarse sobre el miembro erecto del Toa y comenzar a menar las caderas.

- Ohh, Ohhh, Ohhhh – Gemía la Toa de Agua.

Siruma vio a todo detalle los senos dela Toa moverse de arriba abajo por el meneo de caderas, que hacia que se moviera todo el cuerpo, así mismo, su excitado y ruborizado rostro se veía con claridad, el placer que le daba ser penetrada de nuevo la volvía loca, de eso estaba seguro Siruma, pues la Toa no se detenía, incluso cuando Siruma sintió que ya se venia, tubo que quitarse a la Toa de encima.

- Esas sustancias, son... asquerosas, no puedo llenarte de ellas – Comento Siruma.

La Toa de Agua se acerco a Siruma y comenzó a lamer el miembro del Toa, dejando al Toa de Hielo atónito, pensando que los líquidos eran asquerosos, y la Toa los tomaba como si de miel se tratase, después la Toa comenzó a lamer el ya flácido miembro para hacerlo recuperarse en cuestión de minutos.

Aran comenzó a notar como el miembro de Siruma ya estaba firme de nuevo, por lo que la Toa levanto a su compañeros y se empino ante el, indicándole que debía penetrarla nuevamente, el Toa estaba seguro de que de los dos orificios, debía elegir el de adelante, pero después de analizar a la fauna primitiva del universo, y ver que había criaturas que defecaban por el orificio trasero, le dio algo de asco, pero después, razono que como los Matoran y los Toa no lo hacían, decidió darle un lo suyo al pequeño orificio anal.

La Toa de Agua sintió como el miembro de Siruma entraba lentamente en su recto, era una sensación dolorosa, pues el Toa no sabia que debía sudar lubricante para esa zona de su cuerpo, por lo que Siruma trataba de hacerlo lentamente al escuchar los quejidos de Toa Aran.

- OGHHH! – Gemía la Toa de dolor y placer.

La Toa y Siruma sentían un gran placer, el orificio estaba ya bastante apretado y además rozaba muy  quien con su miembro, mientras que Aran ya empezaba a disfrutar de esta penetración, por lo que sus gemidos cambiaron también.

- Oh, oh, oh – Gemía Aran nuevamente, ahora con un volumen mas bajo.

Siruma y Aran continuaron haciéndolo, hasta que le Toa ya no pudo contener sus fluidos, los cuales inundaron el culo de la hermosa Toa de Agua, quien sentía los calientes líquidos dentro de ella, por lo que la Toa cuando se separo del miembro de Siruma, solo se paro sobre sus rodillas y con sus dedos abriendo el orificio un poco, dejo salir aquellas sustancias.

Siruma entonces recordó la misión, por lo que interrumpió esta sesión de sexo para vestirse y prepararse para la misión, dejando a la Toa de Agua para volverse a vestir de nuevo, cuando ambos estuvieron listos, salieron de la isla, listos para una misión mas.

Fin.

Escrito por Datavoltus
Bien, otro d epersonajes no canonicos, se podria decir que es una continuacion de mi sagaDatavoltus, pero como el no participa directamente, no la nombre asi.

Espero les guste, pro otro lado, luego subire algo del material acerca del origen "no erotico2 de estos personajes.
No comments have been added yet.

Add a Comment: